Category

El mundo del pan

120 anys de Farinera Coromina

Por | El mundo del pan, Notícias, Panaderías y panaderos | Sin comentario

Durant l’any 2017, Farinera Coromina celebra els seus 120 anys. Recentment ha estat guardonada amb els premis PITA 2016 (Premi a la Innovació Tecnològica Agroalimentària) per la Generalitat de Catalunya gràcies a la nova farina Garrotxa, premi que reconeix la innovació que des de fa anys està aportant la farinera al món del pa. I és que, no podem negar-ho, si alguna farinera ha acompanyat al forner en la revolució del pa que hem experimentat els darrers anys, aquesta és sens dubte la Farinera Coromina.

 

Hola Lluís! Primer de tot felicitar-te per el Premi a la Innovació Tecnològica Agroalimentària, PITA 2016, que acabeu de guanyar amb la Farina Garrotxa. Posa’ns una mica en context: com van ser els començaments?

 

Tot va començar amb el meu rebesavi, en Manuel Coromina, un emprenedor de l’època, quan, al 1897, va pensar: per què no aprofitem els bons blats del Pla de l’Estany per fer una farina de qualitat?

Així doncs, a l’antic Mas de Can Trull, a Banyoles, va construir el primer molí fariner.  Curiosament, per moure les pedres del molí, va aprofitar la força motriu de l’aigua de l’estany de Banyoles, que va ser l’embrió de l’empresa d’electricitat que avui es coneix com Agrienergia, l’altra activitat principal del grup.

Inicialment, els pagesos portaven el blat i se’ls feia la farina al moment, d’aquí l’expressió “arribar i moldre”. Passats els anys, i gràcies a la dedicació i esforç dels meus avantpassats, la farinera va créixer fins a convertir-se en una referència a Catalunya.

 

I com has acabat al front de l’empresa?

 

Ja de ben petit m’emocionava al sentir l’olor que desprenien els obradors, i sabia que tard o d’hora acabaria a l’empresa familiar. Per això,  ja vaig encarar els estudis cap a l’àmbit empresarial, perquè sabia el que em venia a sobre. (i riu) Però no va ser fins al 2013 quan el meu oncle em va demanar que em fes càrrec de la Farinera, que en aquells moments necessitava un canvi.

El repte era gegantí, ja que el sector, com molts altres, estava molt tocat, però a base de formar un bon equip i d’escoltar els clients, podem dir que hem reafirmat els fonaments de la Farinera i que tenim un gran futur per endavant. El que més m’agrada, sens dubte, s﷽﷽﷽﷽﷽﷽﷽﷽or endavant.a a visitar el seu obrador!cial en el territori.d’rines panificables, de for endavant.és quan un client em convida a visitar el seu obrador, és tot un honor per a mi!

 

Explica’ns una mica l’evolució d’aquestes farines, des de la primera que es va fer fa 120 anys a Can Trull fins a la Pirineus d’avui en dia?

 

Inicialment, la gamma de farines era reduïda: hi havia la panificable, la de força, i la integral. A finals del segle XX s’hi van afegir les fluixes i les de mitja força. I ja durant els últims anys hem desenvolupat les farines a la pedra i les de la Gamma Can Trull, una família de farines úniques que responen a les noves demandes dels consumidors de pa. Dins d’aquesta família s’inclouen la Pirineus, Garrotxa, Pa Gallec, Espelta…

 

Gràcies a la feina que realitzem durant tot el procés, seleccionant els blats en origen, classificant-los i molturant-los, juntament amb la recerca del nostre laboratori de qualitat i de panificació, aconseguim productes que doten als pans d’un sabor, aromes i conservació que marquen la diferencia.

 

Com han millorat els processos de dins la vostre empresa respecte els últims 10 anys?

 

La nostra “obsessió” ha estat la satisfacció total del client. Això significa que hem d’estar a l’alçada de les expectatives en tota la cadena, cuidant des de l’atenció telefònica, les visites d’assessorament tècnic… sense oblidar la importància de la descàrrega en el transport. A més a més, hem fet de la digitalització una de les nostres prioritats, afavorint la informació via newsletters periòdiques, creant una nova web amb contingut de valor, enviant receptes de productes via email, etc.

També hem invertit en tecnologia puntera de molineria per tal d’assegurar la qualitat de les farines i adaptar-nos a les exigències sanitàries que s’esperen d’una empresa alimentaria del segle XXI.

Tot això no hagués estat possible sense un equip ben format, amb un alt grau de compromís, i que comparteix els valors de l’empresa i s’identifica amb ella. Com es diu en l’àmbit futbolístic, els nostres treballadors senten els colors de la casa, i això em fa molt orgullós perquè cuidem fins a l’últim detall, fet que es transmet al producte i al servei que donem.

 

Quin son els objectius de l’empresa a curt i llarg termini o quin es el següent pas a donar?

 

Volem oferir les millors farines pel forner, amb l’objectiu de que pugui fer el millor producte del mercat i diferenciar-se en qualitat. Per això tenim un equip de innovació i de marketing dedicat a observar les tendències en panaderia de tot el món i portar als nostres clients aquelles que realment s’ho mereixen.

Som una farinera propera i de confiança pels forners, i volem ajudar-los  a evolucionar per no quedar-se enrere en aquesta revolució del pa que vivim a dia d’avui. T’haig de comentar, Eduard, que nosaltres estem totalment en contra de la barra a 20 cèntims. L’aposta avui en dia és per la qualitat, servei i diferenciació.

 

D’altra banda, i et faig un parèntesi, a part de la nostra activitat empresarial, a nivell de grup també volem seguir potenciant la Fundació Lluís Coromina (en honor al meu oncle), a través de la qual portem a terme accions que tenen un gran impacte social en el territori.

 

 

Escolta’m, que tothom parla de farines de proximitat i km 0. Quina diferencia hi ha entre un blat conreat aquí i un blat conreat a Ucraïna, per exemple?

 

És ben senzill. Hi ha dues maneres de fer farina:

  • Comprant els blats més barats del port, encara que siguin d’orígens inhòspits, i corregir-los a la fàbrica amb tants additius com calgui;
  • O seleccionant els millors blats del nostre territori, en col·laboració estreta amb els agricultors, i que s’adapten a les farines que els nostres clients ens demanen. És el blat el que s’ha d’adaptar a la farina, i no el revés, ja que d’aquesta manera garanteixes una regularitat que és clau per nosaltres i els nostres clients. No serveix dir “He trobat aquest blat tant bé de preu” si no s’adapta a cap dels teus productes.

 

La nostra dimensió mitjana ens permet combinar l’artesania en molineria i el tracte personalitzat amb els forners amb la seguretat i tecnologia d’una industria alimentaria del segle XXI. Nosaltres tenim els recursos i l’estructura per assegurar la millor qualitat, però seleccionant els blats en primera persona, encara que això en alguns casos repercuteixi en un cost més elevat. Però els nostres clients saben el que busquen, compten amb nosaltres pel futur, i saben que no els traicionarem mai utilitzant blats de mala qualitat per aconseguir un benefici a curt termini.

 

Ja per acabar, 120 anys no es celebren cada dia… com ho celebrareu?

 

Volem compartir aquesta fita històrica amb tots els forners, que són els qui han fet possible que fem 120 anys. Primerament, hem fet una edició especial del nostre calendari en col·laboració amb la Fundació Estany, i l’acompanyarem d’uns obsequis especials. Durant l’any, a més, seguirem convidant als nostres clients a formacions especialitzades al nostre laboratori de panificació, i, sobretot, seguirem estant, més que mai, al costat del forner.

Els 120 anys són un honor i una gran responsabilitat alhora, i estic segur que estarem a l’alçada del que s’espera de nosaltres.

“El pan me trasmite tradición, pasión, locura”

Por | Col·laboracions, El mundo del pan, Notícias | Sin comentario
Entrevista a Eduard Verdaguer, fundador de Panàtics e impulsor de la ‘Ruta del buen pan’

Es alguien que sorprende. Su pausa y tranquilidad vital son cualidades atípicas hoy en día en que vivimos en un mundo bastante acelerado. Sin embargo, es una tranquilidad sin pausa. Su actividad es extensa y muy variada. Muy centrada en el mundo del pan y engloba desde la divulgación, su actividad fundamental, a la fundación de ‘Panàtics’ y la ‘Ruta del buen pan’ que incluye una obra social… a un espacio en la radio además de otras actividades. Su historia con el mundo del pan es entrañable aunque su vida tiene puntos amargos que ha sabido asimilar para mejorar aquello que está en su mano.

¿Cómo empezó tu relación con el pan?

Mi padre era panadero. Yo con lo primero que jugué, para hacer castillitos y para jugar con los soldados y los coches fue la harina de la panadería, los sacos, el volante del horno giratorio… , y  ¡otra cosa muy importante! poder ducharme en un sitio donde no hiciera frío porque en aquella época en mi casa no teníamos calefacción. Poder ducharte donde se cambiaban los trabajadores, detrás de un armario de madera que se usaba para fermentar, y con la temperatura del obrador era un lujo impresionante.

¿Y por qué no se dedicó a seguir con el negocio familiar?

Mi padre siempre me decía “tienes que estudiar, esto es muy duro, tienes que estudiar”. Y, bueno, por casualidades de la vida me empecé a dedicar a jugar al baloncesto.

De joven coincidí con la peor época, para mí, de la panadería. Se empezó a mecanizar muchísimo y a mí aquello cada vez me gustaba menos.

Bueno, es alto.

Sí, estuve jugando, yo diría que profesionalmente, 4 o 5 años. Gané una beca para estudiar una carrera y debuté a los 18 años en lo que entonces se llamaba Liga nacional, que era el Top del baloncesto. A los 13 años ya había jugado en la selección española de minibásquet en un campeonato del mundo que se celebró en Estados Unidos… entonces me enfoqué para dedicarme al baloncesto y a estudiar lo que a mí me gustaba. Siempre me había gustado el diseño, el interiorismo… acabé estudiando Bellas Artes en ‘La Massana’ y luego me fui a ‘La Llotja’, porque era donde te daban el título oficial en aquella época. Obtuve el título oficial de interiorismo y de comunicación visual y por eso no continúe la trayectoria de mi padre en el mundo pan.

Creo que de joven coincidí con la peor época, para mí, de la panadería. Se empezó a mecanizar muchísimo y a mí aquello cada vez me gustaba menos. Estoy seguro de que si hubiera continuado muy artesana como se está recuperando ahora, ya no me hubiera planteado otro camino.

Todo el tema de comunicación le llevó a relacionarse con la comunicación en el sector del pan…

Hace ahora aproximadamente unos 30 años estando en la playa, en la Costa Brava, mi suegro se encontró a un amigo suyo que era el presidente del gremio de panaderos de Barcelona y salió a relucir que no tenía a nadie que se ocupara de la comunicación. Así que a través de la agencia que tenemos empecé a trabajar para el gremio y recuperé a pasos agigantados el conocimiento, todo lo que había vivido… e incluso la ilusión para dedicarme a este sector.

¿Y qué tiene el pan que es intransferible?

Yo soy un ‘loco del pan’.  El pan me trasmite tradición, pasión, trabajar con un elemento vivo que cuando lo terminas de elaborar te sale algo de lo que sientes orgulloso, el olor… es un recuerdo desde muy joven, ese olor cuando bajabas o entrabas en el obrador de pan recién hecho. Es algo que recuerdas con cierta melancolía. Es una adicción que reconozco que la gente que no la vive no la pueda entender. Te trasmite algo especial que engancha.

Y ¿cómo surgió la idea del club Panàtics y las ‘Rutas del buen pan’?

Al trabajar con el gremio había visto, cuando hacíamos campañas publicitarias que lamentablemente no obtenías los frutos apetecidos, porque al hablar de calidad de pan, dentro del gremio, lamentablemente no todos los panaderos hacen la misma calidad de pan. No todos los panaderos aman la profesión de la misma manera… entonces, claro, había unas diferencias abismales.

Yo veía que no se podía hacer donde marcaras las diferencias o las calidades de panaderos desde un gremio. Ya no solo desde el de Barcelona, sino desde ninguno. Había que hacer algo. Esta idea me rondó por la cabeza durante un par de años y luego tuve la mala suerte de que, en un accidente de moto, perdí a un hijo de 20 años. Pasé dos años pensando “tengo que hacer algo en nombre de mi hijo”, entonces dije “¡ya lo encontré! Monto una plataforma de fanáticos del pan, de ahí sale el nombre de ‘Panàtics’, con dos objetivos claros, uno hago una obra social que, Dios mediante, en un año y medio será una fundación, que se llamará ‘Obra Social Ernest Verdaguer de Panàtics’.

Ser honrado representa estar tranquilo.

¿Ernest Verdaguer?

Sí, era el nombre de mi hijo. En la obra social tratamos de colaborar con el mayor número de actos benéficos que podemos. Colaboramos muchísimo con la fundación del Pare Manel, colaboramos con la fundación Ictus y trabajamos bastante con una fundación infantil; pero siempre nuestra ayuda es a través de productos de panadería. Colaboramos cuando hacen colonias, traemos las meriendas para cada tarde, les llevamos pan, si se van de colonias necesitan aceite, harina, chocolate, azúcar, mantequilla…

Y luego ya queda la otra parte en la que nos dedicamos a organizar, a colaborar y a patrocinar actos para la difusión de la cultura del pan.

Ahí es donde entra la ‘Ruta del buen pan’.

Es el aspecto más mediático. Es el ensalzamiento de los buenos panaderos. En Barcelona ya hemos hecho dos ediciones, y en Valencia y en Madrid una. Todas ellas con comentarios superfavorables.

¿Cómo evalúan?

Cogemos una ciudad, formamos un jurado con 10 o 12 personas del mundo de la panadería (panaderos nacionales e internacionales, demostradores del mundo de la panadería, consultores, demostradores de fábricas de distintos tipos de harina, o de profesores…) y conseguimos, a través de gremios o de entidades del mundo de la panadería, el listado de todas las panaderías. Las visitamos una a una siempre y cuando detectemos que tengan obrador propio.

Las visitamos en plan película, vamos en un coche con un conductor y tres personas más. Llegamos a la panadería, detenemos el coche en la esquina, uno fotografía la tienda, otro entra a comprar pan y otro se dedica a mirar en el exterior de la tienda la decoración en pan. La decoración del pan, no la de la tienda; y salimos. Al salir, automáticamente el pan se pone en una bolsa neutra con un número. A partir de aquí ya no sabemos de quién es. Le adjuntamos una ficha en la que ponemos una valoración de atención al público y de presentación del pan en tienda y lo guardamos. En este punto se otorga una primera valoración donde se consigue un máximo de 4 puntos. Es la valoración de la presentación del pan en la tienda.

A continuación hacemos una cata con aproximadamente diez panes. Se tienen que valorar de 0 a 14 puntos. Los primeros 4 se hacen tras la visita y los otros 10 los da el jurado. Se otorgan 2 puntos por 5 aspectos distintos: la suela del pan, la corteza, la miga, el olor y el sabor. Todas las panaderías que de estos catorce puntos, consiguen 8, 9, 10, 11, 12, 13 o 14 puntos, entran a formar parte de la ‘Ruta del buen pan’ de la ciudad. Conseguir 8 puntos tiene mérito porque en las valoraciones se resta bastante.

Es una tarea un poco detectivesca ¿no?

Total, total.

Hasta ahora la mujer siempre estaba en la tienda y afortunadamente esto se ha terminado.

¿En algún momento se corre el riesgo de que se pueda cruzar e intuir de qué panadería es un pan?

Es difícil. Yo sé a qué panaderías que voy pero el jurado está formado, al menos, por 5 personas que no tienen nada que ver con ellas. Si yo cojo la panadería 1, 2, 3, 4 y 5, como mucho me vendrán a juzgar panaderos de la 6, 7, 8, 9 y 10; jamás de la 1, 2, 3, 4 y 5. Nunca nadie juzga su propio pan.

¿Es posible que los aspirantes puedan influir de alguna manera a los jurados?

No, no saben ni quién es el jurado ni nada. Hasta ahora no lo han sabido nunca. La filosofía de este proyecto siempre es ensalzar a los mejores, jamás criticar. Vamos a realzar lo bueno y a animar al colectivo de panaderos que están en ese punto que necesitan un para subir un poco más hacia arriba. Creo que es el camino y el futuro del pan.

La cata a ciegas garantiza la imparcialidad.

Cuando empecé me apoyó Cristina Jolonch, que es la responsable de gastronomía ‘La Vanguardia’ y me dijo “Eduardo yo te apoyaré, solo te pido una cosa, que seas honrado”. Y ser honrado representa estar tranquilo; porque empiezas a recibir presiones, algún que otro cabreo, alguien que te llama porque no has cogido su panadería… “mire, yo lo lamento muchísimo. Yo no tengo ningún problema con su panadería.” Hay una serie de gente que juzga el pan y que lamentablemente se equivoca en muy pocas ocasiones, por no decir que ninguna.

Siempre digo en las presentaciones que todos los que están en la Ruta son buenos panaderos, pero no todos los que son buenos panaderos por desgracia pueden estar en la Ruta. No te puedes permitir el lujo de ir a visitar 100 panaderías dos veces y hacer dos catas de cada panadería.

Luego está el premio

En los territorios de habla catalana se llama la ‘Llesca d’Or’ y en el resto es la ‘Miga de Oro’. El galardonado se elige entre los 5 que obtienen mejor puntuación. Se hace una segunda cata testimonial con estos 5 a la que asisten  personalidades como la directora del programa de cocina, el director de una revista de gastronomía, y un periodista de gastronomía y un par de representantes importantes del mundo del pan. En este caso no solo se juzga la calidad del pan sino que lo que juzgamos que se haya hecho el mayor esfuerzo para una difusión de la cultura del pan a través de redes sociales, de cursos, de libros, de charlas, de conferencias… De cara a la prensa, a los comunicadores como nosotros, tienes un punto de referencia.

¿Es imposible que se repita dos años seguidos?

Sí. Se trata de motivar a todo el mundo para que cada vez difunda y haga mejor el pan.

Tenemos la ruta del pan en Barcelona, Madrid y Valencia, ¿hay más en perspectiva?

Estamos hablando con País Vasco, Galicia y Andalucía. En el País Vasco estamos a punto de determinar cómo se podría hacer, igual que en Galicia y en Andalucía, estamos en el proyecto. Sería para el 2017. También queremos ampliar la de Barcelona y, además, hacer toda Cataluña. Por proyectos, que no quede.

¿Será posible mantener una clasificación anual si aumentan las rutas?

La idea es seguir haciéndolo anualmente.

Y cada semana, un programa de radio…

Exactamente, cada martes en la emisora de Barcelona Televisió, en el 91.0 tenemos 20 minutos en los que hablamos siempre del mundo del pan. Cada semana cuento con un colaborador… un panadero, un harinero, un chef de cocina, un joven panadero, una mujer panadera. Me interesa también que ahora le dé importancia. Hasta ahora la mujer siempre estaba en la tienda y afortunadamente esto se ha terminado. Las mujeres se han pasado al obrador y hay panaderas excelentes.

¿Qué novedades tiene para 2017?

Vamos a montar lo que se llamará el ‘show gourmet de Panàtics’, que es una cata-degustación-cena de panes exclusivos de excelencia. Son panes que son una maravilla: en forma de sobrasada con el cordel incluido, de butifarra negra, de queso con la misma forma que un queso… todo de productos gourmet. Imagínate 12 panaderos presentándote panes excelentes, te lo explican, haces una pequeña cata, y luego con estos panes, un chef va a hacer una degustación de una cena a base de estos panes, con montaditos, minibocadillos, etcétera, con un foie, jabugos, quesos, anchoas y salmón. Mientras tanto, una degustación de vinos. Luego tres o cuatro pasteleros de los que tienen más nombre en Barcelona, presentarán tres o cuatro postres y a continuación haremos una degustación-cata de cuatro tipos de cavas.

 

foto: Panàtics

Una obra para el aprendizaje formal y práctico

Por | El mundo del pan, Notícias | Sin comentario

La obra recoge, ordena, sintetiza y sistematiza el corpus de conocimientos que engloba el aprendizaje formal y práctico del oficio de la panadería y bollería.  Desde una visión catalana, española y europea del pan de calidad sabroso, digerible y sano. Una herramienta útil tanto para estudiantes y profes de FP, FO, profesionales y aficionados.

Resume la extensa teoría sobre la panadería y bollería y ofrece las bases de los distintos tipos de masas madre y procesos de elaboración de una forma pretendidamente clara, didáctica, amena y práctica.

El objetivo de la obra es poner de manera clara y sistemática los diversos enfoques y versiones que la panadería y bollería experimenta, aclarar confusiones y facilitar tanto el aprendizaje como la práctica del oficio.

El autor:

Enrique Medina Mata, nacido en mayo de 1960, natural de Jaén. Criado en Terrassa desde los 13 años. Trabaja en panadería pastelería desde los 14 años, haciendo de ello su pasión y profesión. Se licenció en Pedagogía y Didáctica, Ciencias de la Educación en la Universitat Autónoma de Barcelona en 1992. En 1995 comenzó de profesor en la escuela de la Fundación del Gremio de panaderos de Barcelona. En 1998 ejerció de profesor y director del centro hasta el año 2013. Desde el año 2008 ejerce de profesor de FP, experto de panadería y bollería en la Escuela de Hotelería y Turismo de Barcelona.

Es el autor de la adaptación curricular a Catalunya del módulo Elaboraciones de Panadería y Bollería del nuevo ciclo formativo de panadería y pastelería.

Profesor de formación profesional experto en panadería y pastelería desde el año 1998. Primero LOGSE y después LOE.

Asesor formador como tecnólogo de diversas empresas del sector panadero.

Creador de productos y gran estudioso de las masas fermentadas.

I CERTAMEN INTERNACIONAL DE PANADERIA ARTESANA VALENCIA 2016

Por | Actividades, El mundo del pan, Notícias | Sin comentario

Lugar:  Palau de L´ Exposició de Valencia

Calle Galicia 1 46010 Valencia

Calendario:

Jueves 14

10;00

Inauguración oficial

10;30 a 14;00  y 16;00 a 20;00

Obrador 1 Patrick Castagna (M.O.F)

10;30 a 14;00 y 16;00 a 20;00

Obrador 2 Selección española de Panadería ¨Espigas¨

10;30 a 14;00 y 16;00 a 20;00

Obrador 3 #ValènciaPadeQualitat

Viernes 15

10;00 a 14;00 y 16;00 a 20;00

Obrador 1 Patrick Castagna (M.O.F)

10;00 a 14;00 y 16;00 a 20;00

Obrador 2 Selección española de Panadería ¨Espigas¨

10;00 a 14;00 y 16;00 a 20;00

Obrador 3 #ValènciaPadeQualitat

Sabado 16

10;00 a 12;00

Presentación del proyecto masas madres, Dossche Mills/CNTA

Raquel Virto (CNTA)

Leyre Urtasun (CNTA)

Arturo Blanco (Dossche Mills)

12;10 a 13;30

Conferencia sobre la artesanía

Eduardo Crespo (Fleca Balmes) Barcelona

Carlos Mariel (Profesor de la escuela Richemont Suiza) Alicante

Jesús García (Panaderos artesanos J. Sánchez) Tomelloso

Juan Carlos Cifre (Cifre creaciones artesanas) Valencia

Tomas Beneyto (La Magdalena) Torrellano

13;30 a 14;00

Panàtics Ruta del bon pa a València y entrega de la “Llesca d’Or 2016”

16;00 a 20;00

Obrador 1 Yohan Ferrant

Obrador 2 Escuela panadería y pastelería de Vannes

16;00 a 20;00

Obrador 3 #ValènciaPadeQualitat

Domingo 17

Jornada dedicada a la promoción del buen pan, destinada a informar al consumidor final

10;00 a 14;00 y 16;00 a 19;00

Obrador 1 #ValènciaPadeQualitat

Clases didácticas con niños, para explicar las bondades del pan.

Los niños disfrutaran de trabajar en los obradores, supervisados por los componentes del grupo #ValènciaPadeQualitat

Obrador 2 #ValènciaPadeQualitat

10;00 a 14;00 y 16;00 a 19;00

Clases didácticas con niños, para explicar las bondades del pan.

Los niños disfrutaran de trabajar en los obradores, supervisados por los componentes del grupo #ValènciaPadeQualitat

Obrador 3 #ValènciaPadeQualitat

10;00 a 14;00 y 16;00 a 19;00

Clases didácticas con niños, para explicar las bondades del pan.

Los niños disfrutaran de trabajar en los obradores, supervisados por los componentes del grupo #ValènciaPadeQualitat

A lo largo de la mañana:

Tertulia sobre pan artesano: importancia en la dieta mediterránea y la salud.

“espaiPA” un nuevo concepto

Por | El mundo del pan, Notícias | Sin comentario

El pasado 19 de noviembre, tuvo lugar el acto de inauguración del espacio “Espai Pa”

dedicado al estudio y mejora del pan i la pastelería. Un obrador equipado con maquinaria de

última generación. La intención de Bon Llevat es utilizar este espacio para hacer

demostraciones de productos, investigar procesos de elaboración i fermentación, etc., con nuevas

harinas i diferentes materias, siempre según indicaciones de los mejores maestros panaderos.

La Iniciativa es de la empresa Bon Llevat, distribuidora de productos para

panadería y pastelería. Bongard ha instalado toda la maquinaria necesaria en el

obrador.

El acto empezó a las 5.30 de la tarde, cuando el señor Felip Puig, Conseller de la Generalitat de Catalunya

procedió a cortar la “cinta” quedando así inauguardo este espacio.

Jesús P. Tortajada, gerente de Bon Llevat, dirigió unas palabras a todos los asistentes,

A continuación el Conseller alabó la iniciatva y subrayó la importancia que tiene

para nuestra economía que pymes como Bon LLevat inviertan en programas de

innovación e investigación.

Al acto asistieron más de 300 personas, panaderos, pasteleros y empresas

vinculadas al sector que pudieron degustar los panes hechos ya en el obrador.

Se degustaron más de 50 tipos de panes diferentes, también se ofreció a los asistentes

embutidos y productos de la empresa, así como un dulce final con una exquisita repostería.

Si duda todo un éxito para esta valiente empresa que apuesta por la

especialización y el aprendiaje de nuevas técnicas para la panadería y la pastelería.

 

1 de 1

Pre-estreno “Espai Pa”

Por | El mundo del pan, Notícias | Sin comentario

Con motivo del pre-estreno “Espai Pa” de Bon Llevat se ha celebrado en las instalaciones de Ireks una gran demostración, una demostración a cargo del maestro del mundo panadero francés Patrick Castagna.
Esta demostració ha durado tres días (19, 20 y 21 de este mas de octubre) y han asisitido un gran número de maestros panaderos de diferentes puntos de nuestra geografía. Hizo las tareas de traducción el conocido maestro Josep Antón de Cruixent. Esta demostración se hizo en colaboración con las harinas Dosche Mills. Gràcias pues a Jesús Tortajada por brillante iniciativa.

¿Los sistemas productivos actuales son realmente sostenibles?

Por | El mundo del pan, Notícias | Sin comentario

Me hago esta pregunta – que bien podría aplicarse a muchos otros campos – sobre cómo la industria alimentaria de pan y pastas congeladas está aplicando sus sistemas productivos y de distribución.

Actualmente, la mayor parte de las industrias de panes y pastas congeladas están exportando sus productos a multitud de países. Algunos de nuestro entorno más próximo, y otros a miles de kilómetros e, incluso, allende de los mares.

Me quede boquiabierto cuando un representante de una de estas cadenas de producción me dijo que ahora ya estaban exportando a Chile. A Chile, dije yo. A chile, un país que queda a 11.000 km de distancia le estamos llevando baguettes congeladas. Baguettes que bien pueden producírselas ellos mismos, pues cereal no les falta y, si no, tienen a su vecina Argentina, que es uno de los mayores graneros del mundo, al lado.

Y, entonces, me pregunto: ¿no es un despilfarro intolerable medio-ambientalmente hablando enviar unas tristes baguettes congeladas a la otra punta del mundo? ¿Realmente consideramos que tal “hazaña” es sostenible? ¿Realmente creemos que el mundo es tan pequeño que podemos seguir diezmando los recursos naturales de tal manera?

Hagamos una reflexión, para producir dichas baguettes, necesitamos harina que, a buen seguro, será importada de Ucrania, Estados Unidos de América o Rusia, para comprarla a un precio reducido aunque la calidad no sea la más óptima. Esta harina llega a nuestro país, con el coste energético que supone, la transformamos en panes y pastas congeladas y luego las exportamos a la misma Rusia, Ucrania o a Chile, que ya es el colmo. O sea, que para que un ciudadano chileno se coma una baguette esta ha dado, entre materia prima y transporte, una o varias vueltas al mundo. ¿Realmente no es un despropósito? Y es más, para poderlas producir y luego transportar convenientemente, necesitan potentes cadenas de frío que, a su vez, consumen una importante energía. Para que esta baguette aguante los procesos de congelación es necesario cargarla de aditivos – autorizados, sin duda -, pero que van sumando agentes extraños en los cuerpos de los consumidores y, en consecuencia, oleadas de intolerantes. ¡Y todo por una baguette!, una baguette que ellos también saben producir, quizás, incluso, mejor que nosotros.

Sabemos del gran desafío que le supone el cambio climático a la humanidad. Sabemos que la temperatura global del planeta sube año a año. Los polos se derriten, no sabemos cómo afectará a las corrientes marinas o a los vientos, anticiclones, borrascas, monzones, pero lo que sí está claro es que consecuencias, aun, imprevisibles las habrá.

Todos, conscientemente o inconscientemente, ponemos nuestro granito de arena para que ello sea así. Sin embargo, tenemos en nuestras manos maneras y mecanismos para paliarlo en lo posible. Y una de ellas, una de las más eficaces, es cambiar nuestras formas de producir y, en especial, de consumir. Creo que ha llegado la hora de tomarnos en serio el consumo de proximidad y, los que producimos, hacerlo de una forma eficiente y sostenible. Para ello hay muchas maneras en el ramo del pan. Por ejemplo: comprar harinas de la región o próximas, ya nos encargaremos nosotros de exigirles que sean de calidad; darle a la producción los reposos necesarios y sus tiempos de pre-fermentación y fermentación adecuados para consumir la menor cantidad de aditivos y realizar un pan saludable y sabroso; minimizar las cadenas de frío, qué sentido medioambiental  tiene que produzcamos materias que luego vayan a ser consumidas días, semanas o meses después, cuando nuestro producto es del día a día. Qué sentido tiene que para una triste baguette despilfarremos tantos recursos.

Si queremos sobrevivir, si queremos que La Tierra no se convierta en un lugar inhóspito, tenemos que cambiar nuestra mentalidad y empezar a concienciarnos desde hoy mismo.

Tú puedes, nosotros podemos, todos pueden.

Jordi Suñé Cortés