Category

Barcelona Kapital Pa

2018, un sueño, una ilusión, una realidad. Próxima edición 2020!

Por Barcelona Kapital Pa, Notícias No Comments

Os lo voy a contar desde el principio, os voy a adentrar en una maravillosa historia de superación que os ‘enganchará’ a todos los que ahora tenéis este ejemplar en vuestras manos porque sé que eso es sinónimo de que sois apasionados de la panadería y de eso va este escrito, os voy a intentar transmitir en palabras el sentimiento que esto ha logrado despertar en todos los que, de una manera u otra, hemos formado parte de ello. Os voy a explicar cómo empezó todo, cómo se fue madurando el proyecto, cómo se fueron fraguando las ideas y cómo se ha podido llegar a lo que hoy, ya puedo decir, ha sido un gran éxito.

Todo empezó hace 3 años, cuando un grupo de aventureros y emprendedores se reunieron en torno a una mesa y empezaron a elucubrar sobre ideas que brotaban es su cabeza, cada cual decía y exponía sus ilusiones, sus propuestas, sus aportaciones, …  y como consecuencia de todo ello surgió y se puso en marcha ‘Barcelona Kapital Pa’. A partir de ese momento arrancó EL PROYECTO en mayúsculas, ambicioso pero sin ser pretencioso, a lo grande pero sin llamar la atención en demasía, colosal pero sin dejar de tener los pies en el suelo… Cada cual se adjudicó un roll, una misión, un objetivo…, y manos a la obra se empezó a dar la forma lo que esas mentes maravillosas habían ido expresando en torno a esa mesa.

Y después de muchos periplos, muchos obstáculos, muchos contratiempos, muchas adversidades, mucho trabajo, mucho esfuerzo, mucha dedicación, mucha entrega, mucha lucha, … y gracias al tesón, empeño, ganas, ilusión … de todos los participantes, este pasado fin de semana el sueño se ha hecho realidad … y de qué manera. De una manera que no podíamos haber imaginado al iniciar esta trepidante andadura.

Han sido tres días de intensa ‘concentración’ de maestros panatics, de lecciones magistrales en vivo y directo, de obradores abiertos al público presente, de un ambiente de cordialidad y ‘colegueo’ entre todas las empresas participantes, de acción y reacción ante pequeños contratiempos frutos de estar ubicados en un ‘decorado improvisado’ montado para la ocasión.

En estos tres días se ha respirado un ambiente sumamente impecable entre todos los profesionales que han participado y que nos han deleitado con sus increíbles demostraciones del buen hacer y del buen saber en esto de la elaboración del pan de calidad. Es de agradecer que todos ellos hayan aceptado la invitación y se hayan querido ‘exponer’, con la mejor de sus sonrisas, la máxima entrega y total profesionalidad, a tantas miradas acechantes. No es

habitual eso de tener tanto espectador delante cuando están ‘mimando’ a sus ‘criaturas’ las masas y es por ello que tiene mayor mérito lo realizado por estos genios. Si sus antepasados levantaran la cabeza, seguro que se quedarían atónitos al ver que lo que para ellos era un lugar de ‘soledad, de recogimiento…, la cara no visible del negocio’ ahora se ha convertido en algo con un protagonismo máximo, una visibilidad absoluta y una expectación fascinante. 

Ha sido increíble la gran afluencia de público asistente al mismo. En mi periplo de estos días, danzando de un lado para otro intentando que nada se escapara de mi objetivo, procurando dar cobertura de todo lo que estaba aconteciendo, empapándome de los sabios consejos de tanta eminencia junta, saboreando las elaboraciones que me tentaban en demasía, emitiendo en directo para compartir esta gran vivencia con el mundo …, en todo este caminar he podido percibir que habéis sido muchos los que os habéis acercado hasta allí (1.592 personas), los que habéis podido disfrutar de todo esto en vivo y en directo, los que habéis podido degustar todas las deliciosas elaboraciones que han ido presentando los diferentes maestros panaderos, los que habéis podido aprender, de los más grandes, los misterios que se esconden en este fascinante mundo del pan. Deciros que si habéis podido sentir toda la entrega que hemos puesto en pro de vuestro disfrute, la satisfacción para nosotros es máxima.

Todo esto no hubiera sido posible sin el maravilloso grupo que ha estado al pie del cañón, para que todo saliera a la perfección, cuidando cada detalle, y dando lo mejor de ellos mismos. Por ello merecen una mención especial: la gran chef y mejor persona Núria Ortínez, que, con sus montaditos, su alegría permanente y su don de gente ha llenado el centro del recinto de una luz especial. Luz que se ha mantenido en ‘on’ gracias al gran trabajo y esfuerzo del ‘súper man’ Eric, que con su juventud le ha dado al ‘stand central’ ese toque particular. Y un bravo para las mujeres de la entrada que han estado impertérritas en sus sillas de principio a fin, lloviera, hiciera sol, con calor o frío, ahí estaban dando la bienvenida con la mejor de sus sonrisas, grandes mujeres:  Eugènia, Rosa, Anna y Eva.

Agradecer nuevamente a los asistentes por hacer posible que este evento haya sido todo un éxito, a las empresas colaboradoras por haber confiado en el proyecto y haber apostado por ello, a los profesionales participantes que habéis dado lo mejor de vosotros y habéis hecho que el recinto se llene de un ‘calorcito’, un ‘olor’ y un sabor a cositas bien hechas, a los colaboradores por vuestra entrega máxima, y no puedo olvidarme, ni quiero dejar de mencionar

a dos grandes personas que sin ellos todo esto nunca hubiera sido posible y ellos son: Albert Craus y Eduard Verdaguer y todos los integrantes del comité organizador de Barcelona Kapital Pa, Eduard Crespo, Emili Feliu, Jesús P. Tortajada y Jaume Bertran como presidente del Gremio y de la Escuela de Panaderos de Barcelona, sin su gran trabajo, sin su esfuerzo, sin su tesón, sin su lucha, sin su perseverancia, sin su entrega máxima,…, sin ellos, esto nunca hubiera visto la luz, el desenlace de esta historia no sería el mismo, y me atrevo a decir algo más, sin ellos seguramente no existiría esta historia y añado también, que sin ellos yo nunca hubiera podido vivir todo esto en primera persona, ni hubiera tenido la oportunidad de redactar esta historia y plasmar en unpapel mis sensaciones, ni hubiera podido conocer a gente tan maravillosa como la que me he cruzado en estos días y que me han regalado tanto afecto y cosas buenas.

Por último, aunque no por ello menos importante, decir que todos los beneficios obtenidos se entregarán a la Obra social Ernest Verdaguer para ayuda de niños con cáncer.

Una historia que arranca así, con muy buena aceptación, muy buenas perspectivas de futuro, y de la que todavía no puedo escribir ‘su final’ puesto que éste desearía que no sucediera nunca y dejarlo en … CONTINUARÁ.

Los panaderos participantes han sido: Patrick Castagna, Eduard Crespo, Jerôme Foulquier, Agustí Costa, Anna Bellsolà, Xavier Barriga, Carlos Mariel, Conrad Serra, Xavier i Tomàs Sistaré, Emili Feliu, Arturo Blanco, Xevi Ramon, Josep Baltà, Daniel Jordà, Tonatiuh Cortés, Josep Maria Monreal, “Joves Forneres i Forners de Barcelona” (Andreu Bertran, Mercè Sampietro, Georgina Crespo, Gemma Fortino, Gerard Gil, Pere Costa, David Hernández…) y el equipo Espigas con Arturo Blanco, Enric Badia, Javi Moreno y José Roldán entre otros, que desarrollarán en directo diferentes elaboraciones, interactuando en todo momento con los panader@s asistentes.

Diana Conde para panàtics

 

Ya está aquí Barcelona Kapital PA

Por Barcelona Kapital Pa, Notícias No Comments

Un gran evento del pan, por primera vez en Barcelona

Más de 600 metros cuadrados y tres obradores al servicio de prestigiosos y reconocidos panader@s nacionales e internacionales.

El primer Congreso de Panader@s Barcelona Kapital Pa 2018 se celebrará los días 19, 20 y 21 de octubre en el hall de la “Estació del “Estació del Nord de Barcelona”.

Un gran evento del mundo del pan creado  con un objetivo: promover y difundir la eleboración de diferentes tipos de panes de calidad.

Los beneficios de este congreso se destinarán a diferentes instituciones benéficas a través de la Obra Social Ernest Verdaguer de Panàtics.

Más de 600 metros cuadrados, con tres obradores

Patrick Castagna, Eduard Crespo, Jerôme Foulquier, Agustí Costa, Anna Bellsolà, Xavier Barriga, Carlos Mariel, Conrad Serra, Xavier i Tomàs Sistaré, Emili Feliu, Arturo Blanco, Xevi Ramon, Josep Baltà, Daniel Jordà, Tonatiuh Cortés, Josep Maria Monreal, “Joves Forneres i Forners de Barcelona” (Andreu Bertran, Mercè Sampietro, Georgina Crespo, Gemma Fortino, Gerard Gil, Pere Costa, David Hernández…) y el equipo Espigas con Arturo Blanco, Enric Badia, Javi Moreno y José Roldán entre otros, que desarrollarán en directo diferentes elaboraciones, interactuando en todo momento con los panader@s asistentes.

Un congreso donde se fomentará el intercambio de conocimientos sobre hornos, elaboraciones, procesos, cereales, harinas, materias primas, frío, fermentación, utensilios y toda la maquinaria auxiliar que se utiliza en un obrador.

Horarios:

Viernes día 19, de 12 a 20 horas (Inauguración a las 13 horas). Sábado día 20, de 10  a 20 horas. Domingo día 21, de 10 a 14 horas.

Regístrate ahora aquí . Si no tienes código de registro pídelo a tu/s proveedor/es.

 

Planning obradores de Bongard, Polin-Jac (NovauGrup) y Salva.

 

Te esperamos en Barcelona Kapital Pa

Por Barcelona Kapital Pa, Notícias No Comments

Del 19 al 21 de octubre te esperamos en Barcelona Kapital Pa, en el hall de la Estació del Nord, donde podrás compartir con nosotros tus conocimientos y experiencias profesionales.

Patrick Castagna, Eduard Crespo, Jerôme Foulquier, Agustí Costa, Anna Bellsolà, Xavier Barriga, Carlos Mariel, Conrad Serra, Xavier i Tomàs Sistaré, Emili Feliu, Arturo Blanco, Xevi Ramon, Josep Baltà, Daniel Jordà, Tonatiuh Cortés, Josep Maria Monreal, “Joves Forneres i Forners de Barcelona” (Andreu Bertran, Mercè Sampietro, Georgina Crespo, Gemma Fortino, Gerard Gil, Pere Costa, David Hernández…) y el equipo Espigas con Arturo Blanco, Enric Badia, Javi Moreno y José Roldán entre otros.

Barcelona Kapital Pa: Más información

Congreso Barcelona Kapital Pa

Por Barcelona Kapital Pa, Notícias No Comments

El primer Congreso de Panader@s se celebrará los días 19, 20 y 21 de octubre de 2018 en el marco del hall de la antigua Estació del Nord de Barcelona. Un gran acontecimiento del mundo de la panadería con un único objetivo: promover, difundir y dar a conocer la elaboración y presentación del pan de calidad.

Los beneficios de este congreso se destinarán a diferentes instituciones benéficas a través de la Obra Social Ernest Verdaguer de Panàtics.

Más de 600 metros cuadrados, con tres obradores completos y más de 35 empresas colaboradoras, dedicados exclusivamente, a la elaboración y demostración de diferentes tipos de panes a cargo de prestigiosos y reconocidos panader@s nacionales e internacionales.

Patrick Castagna, Conrad Serra, Eduard Crespo, Josep Baltà, Xevi Ramon, Jerôme Foulquier, Agustí Costa, Anna Bellsolà, Josep Ma. Monreal, Xavier Barriga, Tonatiuh Cortés, Daniel Jordà, Carlos Mariel, Tomàs i Xavier Sistaré, Emili Feliu, el “Equipo Espigas” con Arturo Blanco, Javi Moreno, Enric Badía y José Roldán y los Jóvenes panader@s de Barcelona (Georgina Crespo, Mercè Sampietro, Gemma Fortino, Andreu Bertran, Gerard Gil, Pere Costa y David Hernández) entre otros, desarrollarán en directo las elaboraciones de diferentes tipos de panes interactuando en todo momento con los panader@s asistentes.

Un congreso profesional y diferente, dedicado exclusivamente a panader@s, donde se fomentará el intercambio de conocimientos sobre elaboraciones, procesos de fabricación, cereales, harinas, materias primas, frío, fermentación, hornos, utensilios y todo el resto de maquinaria que se utiliza en un obrador.

Y también, el sábado 20 de octubre, dentro del marco del Primer Congreso de Panaderos Barcelona Kapital Pa y en la plaza Fort Pienc, a unos 50 metros de la estación, se celebrará por la tarde, a partir de las 17 horas, una merienda popular con pan y chocolate.
Este acto va dirigido al público en general.

El Comité organizador de este congreso está formado por: Jaume Bertran, Albert Craus, Eduard Crespo, Emili Feliu, Jesús P. Tortajada y Eduard Verdaguer.

Información y Coordinación:
Barcelona: Panàtics 628 360 083 – 609 345 035 albert@panatics.com – eduard@panatics.com
Madrid: Pan de Calidad 676 164 554 marta@amediciones.es
Empresa organizadora: Wualia Studio, S.L.
Publicidad: Solució Grup, S.L.

Barcelona KapitalPa. Congreso de Panadería

Por Actividades, Barcelona Kapital Pa, Notícias, Panader@s No Comments

El primer Congreso Internacional de Panaderos BARCELONA KAPITAL PA se celebrará los días 19, 20 y 21 de octubre  de 2018 en el hall de la antigua Estació del Nord de Barcelona.

Un gran acontecimiento, sin afán de lucro, del mundo del pan creado con un único objetivo: promover y divulgar el pan de calidad.

Más de 600 metros cuadrados con tres obradores completos dedicados, exclusivamente, a la elaboración y demostración de diferentes tipos de panes artesanos a cargo de prestigiosos y reconocidos panaderos y panaderas nacionales e internacionales.

Un congreso profesional y diferente, dedicado exclusivamente a panader@s  donde podrán intercambiar conocimientos de procesos y elaboraciones así como hablar y ampliar conocimientos con otros colegas y con expertos en cereales, harinas, materias primas, frío, fermentación, hornos, utensilios y toda la maquinaria auxiliar que se utiliza en un obrador.

El sábado 20 de octubre, dentro del marco del Primer Congreso Internacional de Panaderos Barcelona Kapital Pa y en la plaza Fort Pienc (a unos 50 metros de la estación), se celebrará una merienda popular con una degustación de pan con chocolate. (Este acto va dirigido al público en general).

Información y Coordinación: Panàtics (Barcelona) 628 360 083 – 609 345 035

                                                              albert@panatics.comeduard@panatics.com

                                                              Pan de Calidad (Madrid) 676 164 554

                                                              marta@amediciones.es

                                                

“El pan me trasmite tradición, pasión, locura»

Por Barcelona Kapital Pa, Notícias No Comments
Entrevista a Eduard Verdaguer, fundador de Panàtics e impulsor de la ‘Ruta del buen pan’

Es alguien que sorprende. Su pausa y tranquilidad vital son cualidades atípicas hoy en día en que vivimos en un mundo bastante acelerado. Sin embargo, es una tranquilidad sin pausa. Su actividad es extensa y muy variada. Muy centrada en el mundo del pan y engloba desde la divulgación, su actividad fundamental, a la fundación de ‘Panàtics’ y la ‘Ruta del buen pan’ que incluye una obra social… a un espacio en la radio además de otras actividades. Su historia con el mundo del pan es entrañable aunque su vida tiene puntos amargos que ha sabido asimilar para mejorar aquello que está en su mano.

¿Cómo empezó tu relación con el pan?

Mi padre era panadero. Yo con lo primero que jugué, para hacer castillitos y para jugar con los soldados y los coches fue la harina de la panadería, los sacos, el volante del horno giratorio… , y  ¡otra cosa muy importante! poder ducharme en un sitio donde no hiciera frío porque en aquella época en mi casa no teníamos calefacción. Poder ducharte donde se cambiaban los trabajadores, detrás de un armario de madera que se usaba para fermentar, y con la temperatura del obrador era un lujo impresionante.

¿Y por qué no se dedicó a seguir con el negocio familiar?

Mi padre siempre me decía “tienes que estudiar, esto es muy duro, tienes que estudiar”. Y, bueno, por casualidades de la vida me empecé a dedicar a jugar al baloncesto.

De joven coincidí con la peor época, para mí, de la panadería. Se empezó a mecanizar muchísimo y a mí aquello cada vez me gustaba menos.

Bueno, es alto.

Sí, estuve jugando, yo diría que profesionalmente, 4 o 5 años. Gané una beca para estudiar una carrera y debuté a los 18 años en lo que entonces se llamaba Liga nacional, que era el Top del baloncesto. A los 13 años ya había jugado en la selección española de minibásquet en un campeonato del mundo que se celebró en Estados Unidos… entonces me enfoqué para dedicarme al baloncesto y a estudiar lo que a mí me gustaba. Siempre me había gustado el diseño, el interiorismo… acabé estudiando Bellas Artes en ‘La Massana’ y luego me fui a ‘La Llotja’, porque era donde te daban el título oficial en aquella época. Obtuve el título oficial de interiorismo y de comunicación visual y por eso no continúe la trayectoria de mi padre en el mundo pan.

Creo que de joven coincidí con la peor época, para mí, de la panadería. Se empezó a mecanizar muchísimo y a mí aquello cada vez me gustaba menos. Estoy seguro de que si hubiera continuado muy artesana como se está recuperando ahora, ya no me hubiera planteado otro camino.

Todo el tema de comunicación le llevó a relacionarse con la comunicación en el sector del pan…

Hace ahora aproximadamente unos 30 años estando en la playa, en la Costa Brava, mi suegro se encontró a un amigo suyo que era el presidente del gremio de panaderos de Barcelona y salió a relucir que no tenía a nadie que se ocupara de la comunicación. Así que a través de la agencia que tenemos empecé a trabajar para el gremio y recuperé a pasos agigantados el conocimiento, todo lo que había vivido… e incluso la ilusión para dedicarme a este sector.

¿Y qué tiene el pan que es intransferible?

Yo soy un ‘loco del pan’.  El pan me trasmite tradición, pasión, trabajar con un elemento vivo que cuando lo terminas de elaborar te sale algo de lo que sientes orgulloso, el olor… es un recuerdo desde muy joven, ese olor cuando bajabas o entrabas en el obrador de pan recién hecho. Es algo que recuerdas con cierta melancolía. Es una adicción que reconozco que la gente que no la vive no la pueda entender. Te trasmite algo especial que engancha.

Y ¿cómo surgió la idea del club Panàtics y las ‘Rutas del buen pan’?

Al trabajar con el gremio había visto, cuando hacíamos campañas publicitarias que lamentablemente no obtenías los frutos apetecidos, porque al hablar de calidad de pan, dentro del gremio, lamentablemente no todos los panaderos hacen la misma calidad de pan. No todos los panaderos aman la profesión de la misma manera… entonces, claro, había unas diferencias abismales.

Yo veía que no se podía hacer donde marcaras las diferencias o las calidades de panaderos desde un gremio. Ya no solo desde el de Barcelona, sino desde ninguno. Había que hacer algo. Esta idea me rondó por la cabeza durante un par de años y luego tuve la mala suerte de que, en un accidente de moto, perdí a un hijo de 20 años. Pasé dos años pensando “tengo que hacer algo en nombre de mi hijo”, entonces dije “¡ya lo encontré! Monto una plataforma de fanáticos del pan, de ahí sale el nombre de ‘Panàtics’, con dos objetivos claros, uno hago una obra social que, Dios mediante, en un año y medio será una fundación, que se llamará ‘Obra Social Ernest Verdaguer de Panàtics’.

Ser honrado representa estar tranquilo.

¿Ernest Verdaguer?

Sí, era el nombre de mi hijo. En la obra social tratamos de colaborar con el mayor número de actos benéficos que podemos. Colaboramos muchísimo con la fundación del Pare Manel, colaboramos con la fundación Ictus y trabajamos bastante con una fundación infantil; pero siempre nuestra ayuda es a través de productos de panadería. Colaboramos cuando hacen colonias, traemos las meriendas para cada tarde, les llevamos pan, si se van de colonias necesitan aceite, harina, chocolate, azúcar, mantequilla…

Y luego ya queda la otra parte en la que nos dedicamos a organizar, a colaborar y a patrocinar actos para la difusión de la cultura del pan.

Ahí es donde entra la ‘Ruta del buen pan’.

Es el aspecto más mediático. Es el ensalzamiento de los buenos panaderos. En Barcelona ya hemos hecho dos ediciones, y en Valencia y en Madrid una. Todas ellas con comentarios superfavorables.

¿Cómo evalúan?

Cogemos una ciudad, formamos un jurado con 10 o 12 personas del mundo de la panadería (panaderos nacionales e internacionales, demostradores del mundo de la panadería, consultores, demostradores de fábricas de distintos tipos de harina, o de profesores…) y conseguimos, a través de gremios o de entidades del mundo de la panadería, el listado de todas las panaderías. Las visitamos una a una siempre y cuando detectemos que tengan obrador propio.

Las visitamos en plan película, vamos en un coche con un conductor y tres personas más. Llegamos a la panadería, detenemos el coche en la esquina, uno fotografía la tienda, otro entra a comprar pan y otro se dedica a mirar en el exterior de la tienda la decoración en pan. La decoración del pan, no la de la tienda; y salimos. Al salir, automáticamente el pan se pone en una bolsa neutra con un número. A partir de aquí ya no sabemos de quién es. Le adjuntamos una ficha en la que ponemos una valoración de atención al público y de presentación del pan en tienda y lo guardamos. En este punto se otorga una primera valoración donde se consigue un máximo de 4 puntos. Es la valoración de la presentación del pan en la tienda.

A continuación hacemos una cata con aproximadamente diez panes. Se tienen que valorar de 0 a 14 puntos. Los primeros 4 se hacen tras la visita y los otros 10 los da el jurado. Se otorgan 2 puntos por 5 aspectos distintos: la suela del pan, la corteza, la miga, el olor y el sabor. Todas las panaderías que de estos catorce puntos, consiguen 8, 9, 10, 11, 12, 13 o 14 puntos, entran a formar parte de la ‘Ruta del buen pan’ de la ciudad. Conseguir 8 puntos tiene mérito porque en las valoraciones se resta bastante.

Es una tarea un poco detectivesca ¿no?

Total, total.

Hasta ahora la mujer siempre estaba en la tienda y afortunadamente esto se ha terminado.

¿En algún momento se corre el riesgo de que se pueda cruzar e intuir de qué panadería es un pan?

Es difícil. Yo sé a qué panaderías que voy pero el jurado está formado, al menos, por 5 personas que no tienen nada que ver con ellas. Si yo cojo la panadería 1, 2, 3, 4 y 5, como mucho me vendrán a juzgar panaderos de la 6, 7, 8, 9 y 10; jamás de la 1, 2, 3, 4 y 5. Nunca nadie juzga su propio pan.

¿Es posible que los aspirantes puedan influir de alguna manera a los jurados?

No, no saben ni quién es el jurado ni nada. Hasta ahora no lo han sabido nunca. La filosofía de este proyecto siempre es ensalzar a los mejores, jamás criticar. Vamos a realzar lo bueno y a animar al colectivo de panaderos que están en ese punto que necesitan un para subir un poco más hacia arriba. Creo que es el camino y el futuro del pan.

La cata a ciegas garantiza la imparcialidad.

Cuando empecé me apoyó Cristina Jolonch, que es la responsable de gastronomía ‘La Vanguardia’ y me dijo “Eduardo yo te apoyaré, solo te pido una cosa, que seas honrado”. Y ser honrado representa estar tranquilo; porque empiezas a recibir presiones, algún que otro cabreo, alguien que te llama porque no has cogido su panadería… “mire, yo lo lamento muchísimo. Yo no tengo ningún problema con su panadería.” Hay una serie de gente que juzga el pan y que lamentablemente se equivoca en muy pocas ocasiones, por no decir que ninguna.

Siempre digo en las presentaciones que todos los que están en la Ruta son buenos panaderos, pero no todos los que son buenos panaderos por desgracia pueden estar en la Ruta. No te puedes permitir el lujo de ir a visitar 100 panaderías dos veces y hacer dos catas de cada panadería.

Luego está el premio

En los territorios de habla catalana se llama la ‘Llesca d’Or’ y en el resto es la ‘Miga de Oro’. El galardonado se elige entre los 5 que obtienen mejor puntuación. Se hace una segunda cata testimonial con estos 5 a la que asisten  personalidades como la directora del programa de cocina, el director de una revista de gastronomía, y un periodista de gastronomía y un par de representantes importantes del mundo del pan. En este caso no solo se juzga la calidad del pan sino que lo que juzgamos que se haya hecho el mayor esfuerzo para una difusión de la cultura del pan a través de redes sociales, de cursos, de libros, de charlas, de conferencias… De cara a la prensa, a los comunicadores como nosotros, tienes un punto de referencia.

¿Es imposible que se repita dos años seguidos?

Sí. Se trata de motivar a todo el mundo para que cada vez difunda y haga mejor el pan.

Tenemos la ruta del pan en Barcelona, Madrid y Valencia, ¿hay más en perspectiva?

Estamos hablando con País Vasco, Galicia y Andalucía. En el País Vasco estamos a punto de determinar cómo se podría hacer, igual que en Galicia y en Andalucía, estamos en el proyecto. Sería para el 2017. También queremos ampliar la de Barcelona y, además, hacer toda Cataluña. Por proyectos, que no quede.

¿Será posible mantener una clasificación anual si aumentan las rutas?

La idea es seguir haciéndolo anualmente.

Y cada semana, un programa de radio…

Exactamente, cada martes en la emisora de Barcelona Televisió, en el 91.0 tenemos 20 minutos en los que hablamos siempre del mundo del pan. Cada semana cuento con un colaborador… un panadero, un harinero, un chef de cocina, un joven panadero, una mujer panadera. Me interesa también que ahora le dé importancia. Hasta ahora la mujer siempre estaba en la tienda y afortunadamente esto se ha terminado. Las mujeres se han pasado al obrador y hay panaderas excelentes.

¿Qué novedades tiene para 2017?

Vamos a montar lo que se llamará el ‘show gourmet de Panàtics’, que es una cata-degustación-cena de panes exclusivos de excelencia. Son panes que son una maravilla: en forma de sobrasada con el cordel incluido, de butifarra negra, de queso con la misma forma que un queso… todo de productos gourmet. Imagínate 12 panaderos presentándote panes excelentes, te lo explican, haces una pequeña cata, y luego con estos panes, un chef va a hacer una degustación de una cena a base de estos panes, con montaditos, minibocadillos, etcétera, con un foie, jabugos, quesos, anchoas y salmón. Mientras tanto, una degustación de vinos. Luego tres o cuatro pasteleros de los que tienen más nombre en Barcelona, presentarán tres o cuatro postres y a continuación haremos una degustación-cata de cuatro tipos de cavas.

 

foto: Panàtics

«Nos quedamos sin panaderos»

Por Barcelona Kapital Pa, Notícias No Comments

 

Lo escuché hace poco tiempo. Lo decía un panadero, de hecho, y poco después leía en una entrevista a Iban Yarza algo parecido. Decía además que la causa es la falta de oferta formativa para los que, en este país, quieren ser panaderos. ¿No os habéis preguntado nunca cómo se prepara alguien que quiere llegar a ser panadero? Y digo panaderos, no personas que sacan una barra depan precocido y lo meten en el horno. ¡Eso lo hace cualquiera! Las posibles vías para ser panadero en este país son bastante limitadas. Una de ellas es, evidentemente, proceder de familia de panaderos y seguir la tradición familiar. Otra es estudiar en una escuela, como la del Gremio de Panaderos de Barcelona (* ver nota al pie), en la cual se ofrecen cursos impartidos por profesionales del sector; y como tercera opción, estudiar el Ciclo de FP Panadería, pastelería y confitería que se oferta en varios Institutos de Enseñanza Secundaria (IES). Como es lo que conozco, os hablaré del Ciclo de FP y de su funcionamiento. Este ciclo pertenece a la familia de Industria Alimentaria y para poder opositar para optar a una plaza para impartir el módulo de Panadería y masas fermentadas se exige como requisito tener una licenciatura universitaria, del tipo Biología, Farmacia, Veterinaria o Química. Es decir, los profesores de este módulo son biólogos, farmaceúticos, veterinarios o químicos que no han tenido por qué tener contacto alguno con el pan. Vamos, que lo más normal es que no hayan tocado una masa de pan en su vida. Digo con el pan porque también pueden impartir clases sobre vinos o sobre aceites, y su conocimiento sobre el tema suele reducirse a a lo que han estudiado en el temario de las oposiciones. Sí, parece surrealista, pero es la realidad. He visto a un farmaceútico aterrado al tener que impartir el módulo de Panadería y masas fermentadas. El resultado fue que dedicó el año entero a hacer tres galletas. Así, como suena. Un año en el que los alumnos no aprendieron NADA. Al año siguiente,  a esta misma persona se le encomendaron solo los módulos teóricos, por el bien de todos. Esa es la incongruencia. Para impartir panadería tienes que tener una licenciatura universitaria. A los que opositan a Cocina y gastronomía se le exige ser Técnico superior en Cocina, estudios de grado superior de FP, pero además se tiene que superar un examen práctico en el que se tienen que realizar un par de elaboraciones: una de cocina y una de pastelería. También sé de casos de profesores responsables que, aun siendo biólogos o veterinarios, al verse en la tesitura de tener que impartir este módulo han hecho un esfuerzo y han dedicado su tiempo libre en irse a obradores para aprender lo que luego tenían que enseñar. Así sí. El sistema está muy mal parido. Así ¿cómo se va a formar a futuros panaderos? Para empezar ¿conocéis a muchos panaderos que tengan un título universitario? Alguno habrá pero dudo que haya muchos… Además las plazas para impartir Panadería a estas altura están ya usurpadas por otras personas y cada vez es más dificil optar a una plaza (empezando porque no se ofertan). En Francia, por ejemplo, los estudios de panadero tienen una duración de dos años. ¡Y solo para panadería! Podríamos tomar ejemplo alguna vez de los que hacen las cosas bien ¿no? Como sigamos conformándonos con comprar barras de pan precocido de ínfima calidad y no le demos al pan el valor que realmente tiene, tampoco apreciaremos la importancia del oficio de panadero y, al final, nos quedaremos sin ellos.

JULIA GUTIÉRREZ DE LA FUENTE