Un sueño, una ilusión y por fin una realidad.

Por 24/10/2018Notícias

Os lo voy a contar desde el principio, os voy a adentrar en una maravillosa historia de superación que os ‘enganchará’ a todos los que ahora tenéis este ejemplar en vuestras manos porque sé que eso es sinónimo de que sois apasionados de la panadería y de eso va este escrito, os voy a intentar transmitir en palabras el sentimiento que esto ha logrado despertar en todos los que, de una manera u otra, hemos formado parte de ello. Os voy a explicar cómo empezó todo, cómo se fue madurando el proyecto, cómo se fueron fraguando las ideas y cómo se ha podido llegar a lo que hoy, ya puedo decir, ha sido un gran éxito.

Todo empezó hace 3 años, cuando un grupo de aventureros y emprendedores se reunieron en torno a una mesa y empezaron a elucubrar sobre ideas que brotaban es su cabeza, cada cual decía y exponía sus ilusiones, sus propuestas, sus aportaciones, …  y como consecuencia de todo ello surgió y se puso en marcha ‘Barcelona Kapital Pa’. A partir de ese momento arrancó EL PROYECTO en mayúsculas, ambicioso pero sin ser pretencioso, a lo grande pero sin llamar la atención en demasía, colosal pero sin dejar de tener los pies en el suelo… Cada cual se adjudicó un roll, una misión, un objetivo…, y manos a la obra se empezó a dar la forma lo que esas mentes maravillosas habían ido expresando en torno a esa mesa.

Y después de muchos periplos, muchos obstáculos, muchos contratiempos, muchas adversidades, mucho trabajo, mucho esfuerzo, mucha dedicación, mucha entrega, mucha lucha, … y gracias al tesón, empeño, ganas, ilusión … de todos los participantes, este pasado fin de semana el sueño se ha hecho realidad … y de qué manera. De una manera que no podíamos haber imaginado al iniciar esta trepidante andadura.

Han sido tres días de intensa ‘concentración’ de maestros panatics, de lecciones magistrales en vivo y directo, de obradores abiertos al público presente, de un ambiente de cordialidad y ‘colegueo’ entre todas las empresas participantes, de acción y reacción ante pequeños contratiempos frutos de estar ubicados en un ‘decorado improvisado’ montado para la ocasión.

En estos tres días se ha respirado un ambiente sumamente impecable entre todos los profesionales que han participado y que nos han deleitado con sus increíbles demostraciones del buen hacer y del buen saber en esto de la elaboración del pan de calidad. Es de agradecer que todos ellos hayan aceptado la invitación y se hayan querido ‘exponer’, con la mejor de sus sonrisas, la máxima entrega y total profesionalidad, a tantas miradas acechantes. No es

habitual eso de tener tanto espectador delante cuando están ‘mimando’ a sus ‘criaturas’ las masas y es por ello que tiene mayor mérito lo realizado por estos genios. Si sus antepasados levantaran la cabeza, seguro que se quedarían atónitos al ver que lo que para ellos era un lugar de ‘soledad, de recogimiento…, la cara no visible del negocio’ ahora se ha convertido en algo con un protagonismo máximo, una visibilidad absoluta y una expectación fascinante. 

Ha sido increíble la gran afluencia de público asistente al mismo. En mi periplo de estos días, danzando de un lado para otro intentando que nada se escapara de mi objetivo, procurando dar cobertura de todo lo que estaba aconteciendo, empapándome de los sabios consejos de tanta eminencia junta, saboreando las elaboraciones que me tentaban en demasía, emitiendo en directo para compartir esta gran vivencia con el mundo …, en todo este caminar he podido percibir que habéis sido muchos los que os habéis acercado hasta allí (1.592 personas), los que habéis podido disfrutar de todo esto en vivo y en directo, los que habéis podido degustar todas las deliciosas elaboraciones que han ido presentando los diferentes maestros panaderos, los que habéis podido aprender, de los más grandes, los misterios que se esconden en este fascinante mundo del pan. Deciros que si habéis podido sentir toda la entrega que hemos puesto en pro de vuestro disfrute, la satisfacción para nosotros es máxima.

Todo esto no hubiera sido posible sin el maravilloso grupo que ha estado al pie del cañón, para que todo saliera a la perfección, cuidando cada detalle, y dando lo mejor de ellos mismos. Por ello merecen una mención especial: la gran chef y mejor persona Núria Ortínez, que, con sus montaditos, su alegría permanente y su don de gente ha llenado el centro del recinto de una luz especial. Luz que se ha mantenido en ‘on’ gracias al gran trabajo y esfuerzo del ‘súper man’ Eric, que con su juventud le ha dado al ‘stand central’ ese toque particular. Y un bravo para las mujeres de la entrada que han estado impertérritas en sus sillas de principio a fin, lloviera, hiciera sol, con calor o frío, ahí estaban dando la bienvenida con la mejor de sus sonrisas, grandes mujeres:  Eugènia, Rosa, Anna y Eva.

Agradecer nuevamente a los asistentes por hacer posible que este evento haya sido todo un éxito, a las empresas colaboradoras por haber confiado en el proyecto y haber apostado por ello, a los profesionales participantes que habéis dado lo mejor de vosotros y habéis hecho que el recinto se llene de un ‘calorcito’, un ‘olor’ y un sabor a cositas bien hechas, a los colaboradores por vuestra entrega máxima, y no puedo olvidarme, ni quiero dejar de mencionar

a dos grandes personas que sin ellos todo esto nunca hubiera sido posible y ellos son: Albert Craus y Eduard Verdaguer y todos los integrantes del comité organizador de Barcelona Kapital Pa, Eduard Crespo, Emili Feliu, Jesús P. Tortajada y Jaume Bertran como presidente del Gremio y de la Escuela de Panaderos de Barcelona, sin su gran trabajo, sin su esfuerzo, sin su tesón, sin su lucha, sin su perseverancia, sin su entrega máxima,…, sin ellos, esto nunca hubiera visto la luz, el desenlace de esta historia no sería el mismo, y me atrevo a decir algo más, sin ellos seguramente no existiría esta historia y añado también, que sin ellos yo nunca hubiera podido vivir todo esto en primera persona, ni hubiera tenido la oportunidad de redactar esta historia y plasmar en unpapel mis sensaciones, ni hubiera podido conocer a gente tan maravillosa como la que me he cruzado en estos días y que me han regalado tanto afecto y cosas buenas.

Por último, aunque no por ello menos importante, decir que todos los beneficios obtenidos se entregarán a la Obra social Ernest Verdaguer para ayuda de niños con cáncer.

Una historia que arranca así, con muy buena aceptación, muy buenas perspectivas de futuro, y de la que todavía no puedo escribir ‘su final’ puesto que éste desearía que no sucediera nunca y dejarlo en … CONTINUARÁ.

Los panaderos participantes han sido: Patrick Castagna, Eduard Crespo, Jerôme Foulquier, Agustí Costa, Anna Bellsolà, Xavier Barriga, Carlos Mariel, Conrad Serra, Xavier i Tomàs Sistaré, Emili Feliu, Arturo Blanco, Xevi Ramon, Josep Baltà, Daniel Jordà, Tonatiuh Cortés, Josep Maria Monreal, “Joves Forneres i Forners de Barcelona” (Andreu Bertran, Mercè Sampietro, Georgina Crespo, Gemma Fortino, Gerard Gil, Pere Costa, David Hernández…) y el equipo Espigas con Arturo Blanco, Enric Badia, Javi Moreno y José Roldán entre otros, que desarrollarán en directo diferentes elaboraciones, interactuando en todo momento con los panader@s asistentes.

Diana Conde para panàtics

 

Deja una respuesta