El alforfón o trigo sarraceno es una planta herbácea de la familia de las Polygonaceas cultivada para el consumo humano y animal. Se considera popularmente un cereal, aunque realmente no lo sea; ya que, aunque posee características similares, no pertenece a la familia de las gramíneas sino a las poligonáceas. Es originario del Asia Central. Aunque se ha cultivado en muchos países, hoy en día los principales países productores son también los mayores consumidores. China produce el 55 % del total mundial, seguido por Rusia (20 %), Ucrania (15 %) y Polonia (3 %).

Sus múltiples propiedades y beneficios son ampliamente conocidos, no tanto así su historia.

Actualmente  diversas empresas japonesas están interesadas en intentar su cultivo en Cantabria

debido a que tiene un clima muy parecido al suyo. En la comarca de la Garrotxa / la de l’Estany  su cultivo tuvo mucha importancia, debido a su microclima, hasta principios del siglo XX.

Durante muchos años el sarraceno se le denominó el cereal de los pobres y desde que la harina blanca bajó su precio el sarraceno cayó en desuso.

Información nutricional del Trigo Sarraceno (por cada 100 g)

Kilocalorias: 343.

Proteína: 13,25 g.

Lípidos: 3,40 g.

Carbohidratos: 71,50 g.

Fibra: 10 g.

No contiene Gluten y posee todos los aminoácidos esenciales.

Minerales: Selenio, Zinc, Manganeso, Magnesio, Calcio, Hierro, Cobre, Fósforo, Potasio.

Vitaminas del grupo B: B1, B2, B3, B5, B6 ácido Fólico.

Lípidos: Insaturados principalmente. Ideales contra el colesterol y enfermedades Cardiovasculares.

En la flor, se encuentra la Rutina, (flavonoide) ideal para la fragilidad capilar sanguínea, buena circulación sanguínea, hemorragias retinales, previene varices, baja los niveles de colesterol, anti inflamatoria, posibles efectos en diabetes.

A causa del color oscuro se le llamó Sarraceno.

Su siembra se realiza entre Mayo y Junio, la flor sale a finales de Julio, el grano a final de Agosto, su recogida entre Septiembre y Octubre. Por eso uno de sus nombres es la planta de los cien días. Su ciclo de vida se encuentra regulado por la lluvia y el sol.

Deja un comentario